martes, 12 de abril de 2011

Cosas abandonadas

No puedo evitarlo. Cuando veo alguna cosa abandonada no dejo de pensar en como llegaría a donde o a como está. Me suele pasar sobre todo con los edificios, empiezo a imaginar como serian en el momento de ser construidos y en el momento de ser estrenados por sus primeros, y es de imaginar, felices inquilinos. ¿Como llegaron a el estado de abandono?. ¿Por qué?.
Sobre todo me resulta chocante para los grandes edificios industriales. Se ven fábricas y almacenes enormes que tuvieron que costar una pasta y por ello tuvieron que ser muy deseados.
La sensación es aun más rara cuando aun conservan mobiliario o adornos, porque da a entender un final más brusco, un abandono sin contemplaciones. No sé, se me hace muy extraño ver una mansión con las verjas oxidadas y los cristales rotos. No pienso en los propietarios herederos peleándose por el mantenimiento, lo que hago es tratar de imaginar el momento que las cosas empezaron a ir mal, en el momento en que se dejó de arreglar el primer pequeño desperfecto que hizo iniciar el declive. Cuando veo una casona de esas me digo siempre, en plan grandilocuente, "Es como La caída de la Casa Usher".

¿Y los coches abandonados en un prado o un descampado?. ¿No se os ponéis a imaginar a su orgulloso dueño el día en que fue a recoger al concesionario su flamante vehículo?. ¿No lo veis limpiándolo con esmero a la mínima mancha que tuviera?. Y sobre todo; ¿En que momento perdió el interés?. Aunque seguramente fuera un dueño distinto, después de una primera o segunda reventa, el que lo sentenció, aun así, no puedo evitar darle vueltas al tema.

Otra cosa, que también meto en esta categoría, es la de los edificios parados a medio construir. No me refiero estas urbanizaciones dejadas de la mano de dios por la jodida burbuja inmobiliaria, o a casas unifamiliares que están esperando nuevos ingresos para seguir con la obra, me refiero a los edificios que os decía antes, edificios más antiguos y aislados estilo fábricas y almacenes.
¿Como se puede ser tan poco previsor para que te quedes en medio de la construcción de algo así?. Son inversiones gordas, hay estudios hechos, planes pensados...

Ahora bien, el caso más curioso es el de las carreteras abandonadas sin terminar. Seguro que alguna vez habéis pasado al lado de pilares que iban a servir para alguna carretera o viaducto que nunca se llego a construir. ¿Cómo es posible?. Una carretera no la construye un particular porque le parezca una buena idea o porque piense sacar algún beneficio de ella. La construye un gobierno, y me parece imposible que de la noche a la mañana se cambie o se abandone un trazado así sin más, dejando abandonados pilares, bloques de hormigón y hasta maquinaria pesada. ¿Qué pasa, que de repente el ingeniero dice?; "Hostia, sino era por ahí.  Hala Pepe borra esas lineas gordas y rojas del plano y pónmelas, no sé, como a un par de kilómetros a la derecha, qué es que no me había fijado en el puto río truchero".

Bueno, ya os había advertido, por el título de este blog, que el mismo iba a estar nutrido de temas sin ningún interés y, como este, francamente aburridos. Pero esto consiste en eso, en poner por escrito todas esas chorradas que me pasan por el torrao en los tiempos muertos, y sinceramente la mayoría son un tostón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada